Para garantizarle una navegación por nuestra web segura y de calidad, le informamos que utilizamos Cookies. Si está de acuerdo clique ACEPTAR. Puede bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Para más información consulte nuestra Política de Cookies
Acepto
Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas

Noticias

Juan F. Jimeno: “La revolución tecnológica puede obligar a sustituir las prestaciones contributivas por unas prestaciones básicas universales”

El asesor del Banco de España Juan F. Jimeno analiza los efectos en el crecimiento económico y las políticas sociales de los cambios tecnológicos y demográficos que se están produciendo

Los avances tecnológicos, basados en la digitalización y en el desarrollo de la robótica y de la inteligencia artificial, que se están produciendo a escala mundial, aceleran los cambios en el mercado laboral, ya que generan nuevas oportunidades de empleo, pero también pueden acabar con otros puestos de trabajo que son reemplazables. Al mismo tiempo, la llegada a la jubilación de los baby boomers (la generación nacida entre 1955 y 1975), la disminución permanente de la natalidad y el aumento continuado de la longevidad tiene importantes consecuencias económicas.

En este contexto, el asesor del Banco de España Juan F. Jimeno ha planteado esta tarde en la conferencia Crecimiento y políticas sociales en un mundo de profundos cambios tecnológicos y demográficos, integrada en el ciclo IvieLAB, que promueve el Ivie en colaboración con la Generalitat Valenciana, la necesidad de modificar las políticas de protección para que sigan siendo efectivas. En su opinión, “en un escenario en el que la automatización avanza sustancialmente y la innovación tecnológica no repunta, será necesario reorientar las políticas sociales hacia la garantía de unas prestaciones básicas universales y reducir las prestaciones tradicionales del Estado del Bienestar basadas en criterios contributivos”.

Para Juan F. Jimeno, la conjunción e interacción entre los cambios demográficos y tecnológicos plantea varias cuestiones sobre las que la investigación económica está aportando nuevos resultados. Por un lado, hay razones para pensar que los cambios tecnológicos en curso son más disruptivos que los observados en el pasado y causarán un mayor desplazamiento de trabajadores, ha destacado. Además, “es probable que en el futuro los cambios demográficos provoquen un menor crecimiento de la productividad y menos innovación tecnológica, ya que la digitalización y la robotización podrían no compensar los efectos sobre la producción y la productividad de la disminución de la población en edad de trabajar y de su envejecimiento. Así, podrían registrarse disminuciones del crecimiento de la renta per cápita de hasta dos puntos porcentuales”.

Ese nuevo contexto demográfico y tecnológico obliga a replantearse las políticas sociales, ha continuado explicando Jimeno, que plantea tres escenarios diferentes: uno continuista en el que las políticas sociales se verán confrontadas con menores posibilidades de financiación mediante transferencias intergeneracionales; otro de cambio radical en el que sería necesario implantar algún tipo de renta básica universal, y un tercero, quizá el más probable, en el que innovaciones tecnológicas inesperadas exigirán nuevas ideas y nuevas formas de diseñar las políticas sociales.

7 mayo 2019