Ivie
VALENCIAN INSTITUTE OF ECONOMIC RESEARCH

La Fundación BBVA y el Ivie analizan el efecto de las políticas públicas sobre la distribución de la renta en España para el periodo 2003-2013

¿Qué incidencia tienen las transferencias monetarias, los impuestos directos o las rentas en especie sobre los diferentes niveles de ingresos de las familias?

Las políticas públicas tienen en España un importante efecto redistributivo, también durante la crisis, ya que consiguen reducir casi a la mitad la desigualdad provocada por la diferencia de los ingresos que obtienen los hogares en los mercados de trabajo y capital. Esta es la primera de las tres conclusiones que destaca la monografía publicada por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), Distribución de la renta, crisis económica y políticas redistributivas, dirigida por Francisco Goerlich -catedrático de la Universitat de València y profesor investigador del Ivie- en colaboración con Vicent Cucarella, Laura Hernández, Héctor García e Irene Zaera, técnicos de investigación del Ivie.

El estudio también concluye que durante la crisis ha aumentado la importancia de las políticas públicas en la renta de los hogares españoles, como consecuencia del retroceso de los ingresos proporcionados por los mercados, y a pesar de los ajustes fiscales que han tenido lugar. Sin embargo, ese aumento del papel compensador de las políticas no ha evitado la caída de la renta disponible ajustada de las familias –la resultante una vez computadas todas las actuaciones públicas- ni el incremento de la desigualdad.

La tercera conclusión es que el deterioro del mercado laboral es el principal factor generador de desigualdades en nuestro país. La mayor desigualdad en la distribución de la renta en España que se observa a partir de 2008 se deriva del sustancial empeoramiento de los ingresos y la falta de oportunidades de empleo que ha acompañado a la crisis económica.

La monografía analiza en profundidad los efectos sobre los ingresos de las familias de las transferencias monetarias (pensiones, seguro de desempleo y otras prestaciones sociales), los impuestos directos y las rentas en especie que representan para los hogares los servicios públicos gratuitos de salud y educación, en el periodo de 2003 a 2013, basándose en la serie homogénea construida a partir de la Encuesta de Condiciones de Vida 2004-2014, cuya última actualización fue publicada por el INE en 2015.

Algunos de los datos que recoge el estudio son:

  1. Las políticas de pensiones, prestaciones sociales, salud, educación e impuestos directos consiguen reducir hasta en un 45,7 por ciento la desigualdad de ingresos que se genera en los mercados de trabajo y capital en 2013.
  2. Alrededor del 75 por ciento del incremento de la desigualdad desde 2009 proviene de los cambios en el mercado de trabajo.
  3. Las clases medias se reducen, mientras se incrementa su impresión de vulnerabilidad al percibir que está en riesgo el bienestar alcanzado en periodos anteriores.
  4. Las políticas públicas resultan más redistributivas durante la crisis, pero incluso así la renta de las familias tras las actuaciones públicas es ahora más desigual.
  5. Las pensiones de jubilación constituyen la política con mayores efectos correctores de la desigualdad, seguida de la de salud y la educativa.
  6. Las prestaciones por desempleo tienen una importancia creciente durante la crisis, pero su efecto redistributivo es más limitado. Lo mismo sucede con los impuestos directos, cuyo peso en la redistribución se ha reducido recientemente.

Más información:

Estudio completo (PDF) | Nota de prensa | Presentación en pdf

Viernes, 6 de mayo de 2016